fbpx IV CONGRESO INTERNACIONAL PHILOSOPHIA PERSONAE - Universidad Católica De Colombia

La universidad Católica de Colombia, a través del Departamento de Humanidades,  invita a toda la comunidad académica a participar en el IV Congreso Internacional Philosophia Personae, este año tendrá como tema principal “Persona, compasión y felicidad”. Este evento se realizará el 27 de noviembre de 2020, de 7:00 a. m. a 4:30 p. m., por medio de la plataforma Cisco.

Dentro de este marco, es importante tener en cuenta la siguiente información:

Modalidades de Participación

  1. Conferencistas invitados
  2. Ponentes
  3. Participantes

Fechas importantes

  1. Envío de ponencias completas hasta: 13 de noviembre de 2020
  2. Notificación de ponencias seleccionadas hasta: 20 de noviembre de 2020
  3. Envío de la programación del evento: 24 de noviembre de 2020
  4. Fecha del congreso: 27 de noviembre de 2020

Lineamientos para la presentación de Ponencias

  1. Título: máximo 7 palabras
  2. Desarrollo: máximo 5 cuartillas a 1.5
  3. Palabras clave: entre 4 y 6
  4. Nombre de los autores: máximo 3 por ponencia incluir nombres completos, identificación, cargo, institución, correo de contacto.
  5. Qué lo motiva a vincularse al congreso en un párrafo
  6. Envío de ponencias: Correo claverded@ucatolica.edu.co

Justificación

En las sociedades contemporáneas, en diferentes ámbitos geográficos y culturales, las dificultades de los seres humanos para ser reconocidas como personas constituyen una preocupación central. Las diferentes perspectivas de abordaje se ven confrontadas a realidades y a prácticas deshumanizantes y despersonalizadoras que constituyen, de alguna manera, el “malum commune” del que parece dar testimonio la experiencia más inmediata.

Los actuales contextos de crisis sanitaria, económica, política y social han puesto de manifiesto, de manera aguda y viral, condiciones preexistentes de fragilidad y precariedad en la vida de las personas, que se han constituido en motivo para pensar, más allá de las supuestas seguridades de la tecnociencia y de la sobreabundancia de promesas políticas, las condiciones de amenazante anonimato, desfiguración y vulnerabilidad de la persona humana. Ello hace imperativa la necesidad de repensar las bases mismas de la convivencia.

El tema de la persona es inseparable del tema de la convivencia en la medida en que la realidad personal es intrínsecamente relacional. Ver a la persona en su relación consustancial con la convivencia, lleva a considerar la necesidad de un pensamiento y unas prácticas libremente elegidas con el fin de poder compartir, desde la compasión y el cuidado mutuo, espacios de realización para vivir bien, mediante el ejercicio efectivo de la capacidad de pensar, contextualizar y hacer realidad un proyecto de vida que la conduzca a la felicidad personal.

En tiempos de contingencia resurge con especial urgencia la necesidad de pensar sobre el valor, la situación y el riesgo de la persona. Ello implica, pensar en el potencial que representa la persona --además de sus capacidades de elegir, actuar y producir-- como ser dotado de una inteligencia espiritual y de una vocación de cuidado capaz de hacerla un ser de sentido, compasivo y solidario.

Reconocerse como persona, supone el esfuerzo de superar la tendencia al individualismo, al aislamiento y la indiferencia; detenerse a ver al otro, poniéndose a su lado en el ejercicio de la compasión; elegir libremente el compromiso y ser feliz en él, contribuyendo a la convivencia y el bienestar en la justicia: temas que hoy más que nunca se muestran en toda su importancia y convocan a un esfuerzo de construcción de pensamiento, estrategia y acción.

Para responder a los desafíos que representa abordar hoy en día, desde la diversidad, la complejidad y la conflictividad de lo humano, el tema de la persona en relación con la compasión y la felicidad se constituye como un diálogo de rehumanización en tiempos de crisis, para realizar propuestas transformadoras y para concretar alianzas interpersonales e interinstitucionales.  Este Congreso será una oportunidad para construir caminos que, a través de la educación y de todos los espacios y mediaciones en las que se forma a la persona, se avance hacia un mundo más humano, solidario y fraterno.

Conéctate al evento aquí 

¡No te pierdas la oportunidad de participar!


La universidad Católica de Colombia, a través del Departamento de Humanidades,  invita a toda la comunidad académica a participar en el IV Congreso Internacional Philosophia Personae, este año tendrá como tema principal “Persona, compasión y felicidad”. Este evento se realizará el 27 de noviembre de 2020, de 7:00 a. m. a 4:30 p. m., por medio de la plataforma Cisco.

Dentro de este marco, es importante tener en cuenta la siguiente información:

Modalidades de Participación

  1. Conferencistas invitados
  2. Ponentes
  3. Participantes

Fechas importantes

  1. Envío de ponencias completas hasta: 13 de noviembre de 2020
  2. Notificación de ponencias seleccionadas hasta: 20 de noviembre de 2020
  3. Envío de la programación del evento: 24 de noviembre de 2020
  4. Fecha del congreso: 27 de noviembre de 2020

Lineamientos para la presentación de Ponencias

  1. Título: máximo 7 palabras
  2. Desarrollo: máximo 5 cuartillas a 1.5
  3. Palabras clave: entre 4 y 6
  4. Nombre de los autores: máximo 3 por ponencia incluir nombres completos, identificación, cargo, institución, correo de contacto.
  5. Qué lo motiva a vincularse al congreso en un párrafo
  6. Envío de ponencias: Correo claverded@ucatolica.edu.co

Justificación

En las sociedades contemporáneas, en diferentes ámbitos geográficos y culturales, las dificultades de los seres humanos para ser reconocidas como personas constituyen una preocupación central. Las diferentes perspectivas de abordaje se ven confrontadas a realidades y a prácticas deshumanizantes y despersonalizadoras que constituyen, de alguna manera, el “malum commune” del que parece dar testimonio la experiencia más inmediata.

Los actuales contextos de crisis sanitaria, económica, política y social han puesto de manifiesto, de manera aguda y viral, condiciones preexistentes de fragilidad y precariedad en la vida de las personas, que se han constituido en motivo para pensar, más allá de las supuestas seguridades de la tecnociencia y de la sobreabundancia de promesas políticas, las condiciones de amenazante anonimato, desfiguración y vulnerabilidad de la persona humana. Ello hace imperativa la necesidad de repensar las bases mismas de la convivencia.

El tema de la persona es inseparable del tema de la convivencia en la medida en que la realidad personal es intrínsecamente relacional. Ver a la persona en su relación consustancial con la convivencia, lleva a considerar la necesidad de un pensamiento y unas prácticas libremente elegidas con el fin de poder compartir, desde la compasión y el cuidado mutuo, espacios de realización para vivir bien, mediante el ejercicio efectivo de la capacidad de pensar, contextualizar y hacer realidad un proyecto de vida que la conduzca a la felicidad personal.

En tiempos de contingencia resurge con especial urgencia la necesidad de pensar sobre el valor, la situación y el riesgo de la persona. Ello implica, pensar en el potencial que representa la persona --además de sus capacidades de elegir, actuar y producir-- como ser dotado de una inteligencia espiritual y de una vocación de cuidado capaz de hacerla un ser de sentido, compasivo y solidario.

Reconocerse como persona, supone el esfuerzo de superar la tendencia al individualismo, al aislamiento y la indiferencia; detenerse a ver al otro, poniéndose a su lado en el ejercicio de la compasión; elegir libremente el compromiso y ser feliz en él, contribuyendo a la convivencia y el bienestar en la justicia: temas que hoy más que nunca se muestran en toda su importancia y convocan a un esfuerzo de construcción de pensamiento, estrategia y acción.

Para responder a los desafíos que representa abordar hoy en día, desde la diversidad, la complejidad y la conflictividad de lo humano, el tema de la persona en relación con la compasión y la felicidad se constituye como un diálogo de rehumanización en tiempos de crisis, para realizar propuestas transformadoras y para concretar alianzas interpersonales e interinstitucionales.  Este Congreso será una oportunidad para construir caminos que, a través de la educación y de todos los espacios y mediaciones en las que se forma a la persona, se avance hacia un mundo más humano, solidario y fraterno.

Conéctate al evento aquí 

¡No te pierdas la oportunidad de participar!


Te puede interesar:

La universidad Católica de Colombia, a través del Departamento de Humanidades,  invita a toda la comunidad académica a participar en el IV Congreso Internacional Philosophia Personae, este año tendrá como tema principal “Persona, compasión y felicidad”. Este evento se realizará el 27 de noviembre de 2020, de 7:00 a. m. a 4:30 p. m., por medio de la plataforma Cisco.

Dentro de este marco, es importante tener en cuenta la siguiente información:

Modalidades de Participación

  1. Conferencistas invitados
  2. Ponentes
  3. Participantes

Fechas importantes

  1. Envío de ponencias completas hasta: 13 de noviembre de 2020
  2. Notificación de ponencias seleccionadas hasta: 20 de noviembre de 2020
  3. Envío de la programación del evento: 24 de noviembre de 2020
  4. Fecha del congreso: 27 de noviembre de 2020

Lineamientos para la presentación de Ponencias

  1. Título: máximo 7 palabras
  2. Desarrollo: máximo 5 cuartillas a 1.5
  3. Palabras clave: entre 4 y 6
  4. Nombre de los autores: máximo 3 por ponencia incluir nombres completos, identificación, cargo, institución, correo de contacto.
  5. Qué lo motiva a vincularse al congreso en un párrafo
  6. Envío de ponencias: Correo claverded@ucatolica.edu.co

Justificación

En las sociedades contemporáneas, en diferentes ámbitos geográficos y culturales, las dificultades de los seres humanos para ser reconocidas como personas constituyen una preocupación central. Las diferentes perspectivas de abordaje se ven confrontadas a realidades y a prácticas deshumanizantes y despersonalizadoras que constituyen, de alguna manera, el “malum commune” del que parece dar testimonio la experiencia más inmediata.

Los actuales contextos de crisis sanitaria, económica, política y social han puesto de manifiesto, de manera aguda y viral, condiciones preexistentes de fragilidad y precariedad en la vida de las personas, que se han constituido en motivo para pensar, más allá de las supuestas seguridades de la tecnociencia y de la sobreabundancia de promesas políticas, las condiciones de amenazante anonimato, desfiguración y vulnerabilidad de la persona humana. Ello hace imperativa la necesidad de repensar las bases mismas de la convivencia.

El tema de la persona es inseparable del tema de la convivencia en la medida en que la realidad personal es intrínsecamente relacional. Ver a la persona en su relación consustancial con la convivencia, lleva a considerar la necesidad de un pensamiento y unas prácticas libremente elegidas con el fin de poder compartir, desde la compasión y el cuidado mutuo, espacios de realización para vivir bien, mediante el ejercicio efectivo de la capacidad de pensar, contextualizar y hacer realidad un proyecto de vida que la conduzca a la felicidad personal.

En tiempos de contingencia resurge con especial urgencia la necesidad de pensar sobre el valor, la situación y el riesgo de la persona. Ello implica, pensar en el potencial que representa la persona --además de sus capacidades de elegir, actuar y producir-- como ser dotado de una inteligencia espiritual y de una vocación de cuidado capaz de hacerla un ser de sentido, compasivo y solidario.

Reconocerse como persona, supone el esfuerzo de superar la tendencia al individualismo, al aislamiento y la indiferencia; detenerse a ver al otro, poniéndose a su lado en el ejercicio de la compasión; elegir libremente el compromiso y ser feliz en él, contribuyendo a la convivencia y el bienestar en la justicia: temas que hoy más que nunca se muestran en toda su importancia y convocan a un esfuerzo de construcción de pensamiento, estrategia y acción.

Para responder a los desafíos que representa abordar hoy en día, desde la diversidad, la complejidad y la conflictividad de lo humano, el tema de la persona en relación con la compasión y la felicidad se constituye como un diálogo de rehumanización en tiempos de crisis, para realizar propuestas transformadoras y para concretar alianzas interpersonales e interinstitucionales.  Este Congreso será una oportunidad para construir caminos que, a través de la educación y de todos los espacios y mediaciones en las que se forma a la persona, se avance hacia un mundo más humano, solidario y fraterno.

Conéctate al evento aquí 

¡No te pierdas la oportunidad de participar!